Una medallita para Virgilio y otra para Peña Nieto

Luego de que Enrique Peña Nieto (o, como diría Chumel Torres, Licenciado Presidente don Enrique Peña Nieto) supiera que la gente no le aplaude, las cosas se ponen un poquito más ridículas. Y es que sigue sin entender. Pero este acto de circo parece tan bueno que hasta puede merecer aplauso . . . y una medallita (aunque no es lo que busque).

Un gran actor ha sido Virgilio Andrade, quien fue nombrado por Peña Nieto como secretario de la Función Pública. Hasta ahorita no ha investigado nada. Bueno, no ha investigado nada de la casa de Las Lomas, pero sí de los recortes que tendrán que hacer por eso del recorte de presupuesto. Hay prioridades, señores. Pero regresando a lo otro, Virgilio quiere primero poner en marcha los reglamentos propuestos por Peña Nieto para evitar futuros conflictos de interés. Que mejor que iniciar con uno tan grande (sigan viendo como crece el asunto con Grupo Higa en el artículo publicado hoy en SinEmbargo.mx).

Para calmarnos un poquito, sí investigará. Antes de fin de año se concluirá la investigación. Primero se dijo que la investigación no incluiría las casas relacionadas con Peña Nieto, Angélica Rivera y Luis Videgaray. En otras palabras, no se iba a investigar nada de relevancia. Ahora, Virgilio sale con que la investigación irá a fondo “tope donde tope” y menciona que se darán a conocer los “resultados específicos de estos casos y no solo es la naturaleza de las casa sino de la relación”. ¿Será qué siempre sí investigará? ¿O ya encontraron manera de meter las casa y salir ilesos? Pues a ver si no se quita unos topes del camino (las casas) o se detiene en el primero. Cabe la posibilidad que, para la sorpresa de todos, sí tope donde tope.

Se culpará a alguien. Así, Peña y Virgilio, se podrán llevar medallitas, uno por su apertura y el otro por su gran trabajo que absuelve a Peña y Videgaray de toda culpa y la reparte por ahí. Sea como sea, la investigación tiene poca o nula credibilidad. Si el pueblo desconfía del gobierno, ¿por qué creería en una investigación del gobierno? ¿Vemos aquí otro acto de simulación? ¿Les damos medallita por esa también?

Y ahora Peña Nieto, quien no trabaja para colocarse medallitas.

Hablamos de una medallita en particular: opinión pública. Su popularidad ha bajo dramáticamente, pero él dice que el no trabaja para eso sino para que a México le vaya bien. ¿Si a México le fuera bien tendría bajos índices de popularidad? Peña trata de ofrecer otro discurso bonito que suene a que podemos ser su compa. Él no busca medallas sino una mejora en la calidad de vida de la población mexicana. ¿Si el pueblo notara una mejora en su calidad de vida tendría un bajo índice de popularidad?

Altos índices de popularidad no son un logro personal, mi querido tocayo. Son un reflejo del sentimiento de la gente. No es para que te sientas mejor. Es para que te des una idea de como el pueblo ve tu trabajo, tu proyecto de nación.

Buen intento de recuperación. Ahí pa’ la otra.

Tal vez The Economist sigue teniendo razón cuando opinó que Peña Nieto no entiende que no entiende.

Pregunta fácil: ¿pierde MVS o Aristegui?

Preocupa que MVS haya terminado su relación laboral con Carmen Aristegui. Si MVS y Aristegui no pudieron llegar a un acuerdo o si nunca se sentaron a platicar, no sé. Pero lo que sí sé es que esto estuvo muy raro. La forma en que algo tan insignificante se llevó a niveles ridículos es lo más preocupante. No tenía que haber sido así. Con los años de experiencia de la empresa MVS y de Aristegui, se pudo llegar a un acuerdo fácilmente. Pero todo apunta a que MVS no quería un acuerdo. Quería una excusa y la consiguió.

Estoy de acuerdo con los que dicen que Carmen Aristegui no debió utilizar la marca MVS para sumarse a Méxicoleaks. Aunque la plataforma mencionada señaló el apoyo de “Unidad Aristegui/MVS” y “El equipo de investigaciones especiales de Noticias MVS/Aristegui Noticias”, un video publicado en el canal de Youtube de Aristegui menciona que “Aristegui y MVS se suman a México Leaks”. Mientras que es obvio que las primeras menciones hacen alusión solamente al equipo de la primera emisión de MVS Noticias, el segundo incluye a MVS como empresa. Incluir a la empresa en esta iniciativa no está en manos de sus conductores, como fue expresado al día siguiente en los segmentos de anuncios comerciales. La solución me parece era muy sencilla (vean a Brozo para una carismática explicación del asunto). Hablar (teléfono, email, fax, cualquier manera) y pedir una aclaración ante la audiencia de que el equipo se sumaba a Méxicoleaks y no la empresa.

Pero así no fue. ¿Por qué? No lo sé.

En lugar de solucionar la situación de la manera más obvia y sencilla, MVS decide escribir y grabar (lo cual toma más tiempo que un fonazo o correo) un mensaje para deslindarse de Méxicoleaks y mandar, innecesariamente, una clase de advertencia, mas bien ataque, a los conductores que abusaron de la confianza de MVS. Aristegui, a quien no le queda de otra, dice en su noticiero que no sabe que pasa con este comunicado pero que ahí apareció y pide que no se trate de hacer un pleito donde no hay nada. Dice que no cuenten con ella.

Hay que ser claros, hasta aquí yo no veo censura. Veo algo extraño y fácilmente remediable.

Viene otro comunicado de MVS dándole la bienvenida a Méxicoleaks, aclarando que la nueva plataforma no es el problema sino el “abuso de confianza” de la conductora Carmen Aristegui (claro, sin mencionar nombres para hacer la situación aún más incómoda). Con esto viene el despido de Daniel Lizárraga e Irving Huerta, quienes fueron parte del equipo de investigaciones especiales que dio a conocer recientemente el caso de “La Casa Blanca” de Peña Nieto y Rivera, así como la red de prostitución del presidente del PRI DF. ¿Por qué? Por “abuso de confianza”. ¿Pero qué quiere decir esto? Quién sabe. No hubo una buena explicación.

Y entonces la cosa está extraña. MVS pone nuevas reglas para sus conductores, los cuales tienes que estar de acuerdo sin habérseles contactado previamente. En estos lineamientos, la manera en que los conductores de las tres emisiones de MVS Noticias usan su tiempo al aire se ve limitado. El director de MVS Noticias se convierte en el coordinador de la unidad de investigaciones especiales y dependerá de él que se investiga. Ah, caray! ¿Ya podemos comenzar a hablar de cierta censura?

Aristegui quiere saber que pasa. Pregunta qué onda hay aquí. Quiere que se “esclarezca” el asunto. Asimismo pone como condición la restitución de sus compañeros periodistas para continuar trabajando en ese espacio. Está es una frase que va cargada y me imaginé no llegaría bien a los directivos. Pero Aristegui no puede dejar a su equipo. No sería lo correcto. Su equipo no merecía tal trato, y por lo tanto no hay razón para soportarlo.

El domingo por la noche se anuncia el despido de Carmen Aristegui porque MVS no puede aceptar sus condiciones. No puede siquiera aceptar el hecho de que haya condiciones por parte de la comunicadora.

Y las preguntas comienzan. ¿Qué pasó con el ombudsman que fue completamente ignorado (¿para qué lo contratan entonces?)? ¿Por qué no llevaron un asunto tan insignificante de una mejor manera?

Las respuestas no tienen sentido hasta que comenzamos a pensar en que hay gato encerrado. Lo de Méxicoleaks parece una excusa. Pareciera que MVS estaba esperando a que pasara cualquier cosa para usarla de excusa y cambiar las condiciones de juego, que bien sabían Aristegui no aceptaría. ¿Hubo una orden de Los Pinos? ¿Televisa? ¿o fue MVS por si solo? Quien sabe, pero de que esto va más allá de Méxicoleaks no hay duda.

Al final, como se ha dicho, MVS sale perdiendo. Para Aristegui esto no termina, pues tiene el respaldo de reporteros y académicos, además de una gran audiencia que no querrán dejar de escuchar este periodismo de calidad.

Pierde MVS. Pierde Aristegui. Pierde el diálogo. Pierde la audiencia.

Pero tal vez, pensándolo mejor, al final solo pierda MVS.

An Impunity Game

There are funny moments in politics like Terminator being elected governor of California twice or congressmen and women acting childishly during Obama’s state-of-the-union address. Venezuela might have the best ones, though. President Nicolás Maduro has claimed his late predecessor Hugo Chávez’s spirit blessed him through a pajarito chiquitico (really-small small bird). He also has confessed to sleeping where Chávez’s body lies to reflect. We can laugh at two clowns (no joke), Lagrimita and Costel, and a soccer player, Cuauhtémoc Blanco, running in the local elections of Guadalajara and Cuernavaca, respectively.

However, other events are no laughing matter. The disappearance and probable murder of 43 students from the Ayotzinapa Normal School in Iguala, Guerrero, and the massacre in Tlatlaya, State of Mexico, where the armed forces killed 22 people allegedly involved in organized crime with many irregularities in their procedures. The official versions of these two events have not satisfied the Mexican people.

Recently, international media has focused its attention in Mexico after the news portal Aristegui Noticias published a story on November about a house in the neighborhood Las Lomas with an estimated value of $7 million acquired by First Lady Angélica Rivera through a private credit. The owner and creditor is a subsidiary of Grupo Higa, construction firm that won multiple contracts from the federal government and the State of Mexico when Peña Nieto was governor. Criticism of the Peña Nieto administration continued when, on December, The Wall Street Journal revealed that Finance Minister Luis Videgaray had bought a $580,000 house in Malinalco property of Juan Armando Hinojosa, owner of Grupo Higa. The interest rate for this purchase, as revealed by Videgaray himself, was 5.31% at a time when the average rate at a bank was 12.17%. While some argue there is nothing illegal in this transaction, the problem lies in the possible conflict of interest given the fact that Grupo Higa, along with a Chinese corporation, had won a $3.7 billion contract to build a high-speed train line between Mexico City and Querétaro. The Peña Nieto administration revoked the contract on November 6, 2014, three days before Aristegui Noticias disclosed the information about the house in Las Lomas.

Another possible conflict of interest arose when The WSJ reported that Peña Nieto bought a house in 2005 from Roberto San Román Widerkehr. Since Peña Nieto took office in 2012, San Román’s firm has won 11 contracts from the federal government.

The response from the federal government has been along the lines of, “the purchases were conducted in a legal manner and conflict of interest is inexistent.” Whether Rivera, Videgaray, and Peña Nieto acquired these houses legally is not the question. And how can we know there is no conflict of interest?

Peña Nieto and his administration are navigating dangerous waters. His public acceptance has dropped to levels lower than the previous two presidents. Although international media has praised Peña Nieto’s administration for his energy and education reform, at home Peña Nieto faces harsh criticism. It seems they decided to stop talking about security problems as if that would make them disappear. Internationally, that worked until now.

On February 3, Enrique Peña Nieto appointed Virgilio Andrade Martínez to fill the vacant of minister of public function. Andrade’s first task, Peña Nieto said, is to investigate whether there was conflict of interest in the purchases made by Rivera, Videgaray, and himself. The Economist said, “It is not every day that a president launches an investigation into his own affairs, but that is what Mexico’s leader, Enrique Peña Nieto, has just done.” Peña Nieto, some say, is showing his willingness to be transparent.

In the following days, we learned from Andrade that he and Luis Videgaray were students at ITAM and have remained friends since. Andrade served as substitute representative of the PRI (Peña Nieto’s and Videgaray’s political party) at the Federal Electoral Institute, or IFE, in 1994. Moreover, he formed part of Peña Nieto’s presidential campaign as an advisor. His father, also Virgilio Andrade, defended PRI Senator Carlos Romero Deschamps in a corruption case involving PEMEX. In his column in newspaper Reforma, Jesús Silva-Herzog Márquez observes, “Brilliant idea! To investigate a conflict of interest, an investigation with conflict of interest.”

The department of public function is half dead. President Felipe Calderón began the process of disappearing this department and Peña Nieto almost finalized it. The only reason it is still alive, but not well, is that the new autonomous department that will replace has not yet been created. Andrade is the head of something we don’t even know will survive this year.

Commenting on the situation, columnist Jorge Zepeda Patterson wrote, “Come on, this business seems like a joke. But . . . it generates little desire to laugh.” A few days after his appointment, Virgilio Andrade admitted that he wouldn’t investigate the purchases made by Rivera, Videgaray, and Peña Nieto because the Public Function does not have competence in that matter. What Public Function can and will do, he says, is review the contracts, as well as the processes in which these were conceded, between the private firms and the federal government.

Ciro Gómez Leyva, an El Universal columnist usually on Peña Nieto’s side, remarks he “saw an outline of Peña Nieto’s autocriticism and an institutional step against conflict of interest.” If he is right, many, including me, will definitely be surprised.

It is good to laugh about politics, especially in Mexico, where we are in dire need of a laugh. Two years ago, inspired by Stephen Colbert and Jon Stewart, Chumel Torres created a video blog on YouTube titled El Pulso de la República (“The Heartbeat of the Republic”). I am glad I can laugh because sometimes there is nothing else I can do.

Whenever El Pulso presents news about Venezuela, Chumel Torres says, “¡Que chingón que no somos Venezuela!” You can say, and I won’t judge, “I am so glad that we are not Mexico!”