#002 – Abraham Mariscal

[audio http://traffic.libsyn.com/ofloversandfools/216816206-enrique-quezada-002-abraham-mariscal.m4a]

¡Escúchalo en Stitcher!               ¡Escúchalo también en iTunes!             Descargar

Para el segundo episodio del podcast, invité a un gran amigo a mi casa para platicar acerca de lo que está haciendo en su iglesia. El año pasado lo nombraron director de jóvenes y he visto que su grupo de jóvenes está activo. Es tanta la envidia (de la buena) que me dio, que quise saber más acerca de su grupo y del trabajo que están haciendo. No sé para donde va el podcast, pero si sé que normalmente será en inglés. Esta vez, por una ocasión especial, es en español.Si quieren suscribirse al podcast, pueden seguirme aquí en el blog o pueden hacerlo mediante Stitcher (iOS y Android) o iTunes.


Aquí está la camiseta de “Sé el sermón” de la que Abraham y yo hablamos durante este episodio. Las fotos son de los eventos que han hecho como el “Migratón”. (Abraham aparece en la segunda foto en el centro).


Estos son los posts que se mencionan en la entrevista directos de Facebook:

10 de julio

8. Nos vemos atribulados en todo, pero no abatidos; perplejos, pero no desesperados;

9. perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos.

(2 Corintios, 4)

9 de julio

Para Jesús, tal como se revela en la Biblia, si bien la doctrina, la conducta ética y la liturgia son de suma importancia, lo principal y lo que le da su razón de ser al cristianismo, y su sentido a los valores antes mencionados, es el amor. -DM

7 de julio

¿Nos invita acaso Jesús al suicidio psicológico, con su exhortación a negarnos a nosotros mismos, a tomar nuestra cruz y a seguirlo? ¿Es posible que ser cristiano implique un desprecio por la vida, una mutilación de la personalidad, una despersonalización alienante, un “estar muerto en vida”, como acusa el mundo incrédulo? ¿Nos llama Jesús a un masoquismo espiritual y a empequeñecer -por no decir, anularla existencia y el goce de la vida? De ningún modo. El mismo Jesús también declaró: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10). -DM

28 de junio

No importan los logros en el ámbito más general y conceptual, si se carece de la capacidad para convertirlos en acciones específicas y en cambios concretos, es como si los grandes cambios no se hubieran hecho.

13 de junio

El sábado no es el fin; es un medio.

12 de junio

“Jesús nos dice que algunas cosas que son “ilícitas” bajo determinadas condiciones se vuelven lícitas ante los imperativos del amor y de la necesidad humana.” -D. Matutina


Aquí está la conversación completa.

[audio http://traffic.libsyn.com/ofloversandfools/216821647-enrique-quezada-0021-abraham-mariscal-entrevista-completa.m4a]

¡Escúchalo en iTunes!

Descargar

Evangélicos amarillistas por doquier

A veces me dan ganas de negar que soy cristiano, y no es porque me de vergüenza decir que creo en un Dios que es trino y uno. La verdad es que da pena estar bajo una etiqueta que incluye a un gran grupo amarillista y aún otro más hipócrita que el beso de Judas.

Luego de que tanto la Suprema Corte de Justicia de la Nación y la Suprema Corte de Estados Unidos declararan inconstitucional el prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo (con sus diferencias en el proceso), mucha gente hizo saber mediante las redes sociales que no estaban de acuerdo con tal decisión. Y que bueno que se ejerza el derecho de libre expresión, pero basta con el amarillismo. No debemos caer en eso.

No creo ser el único que el pasado fin de semana durante un servicio religioso escuchó algo así como “el mundo le ha dado la espalda a Dios” con una clara referencia a la decisión de ver como un derecho constitucional el matrimonio gay. Aunque es verdad que muchos le han dado la espalda a Dios, esto pasó mucho antes que la semana pasada. El apoyar o no apoyar el derecho al matrimonio gay no me parece una cuestión de estar de un lado u otro.

¿Por qué? Sencillo. Libre albedrío, algo que nos encanta aportar a la conversación del gran amor de Dios, pero que felizmente ignoramos cuando parte de la sociedad quiere hacer algo que creemos va en contra de la ley de Dios.

El libre albedrío es un regalo de Dios y se parece mucho al derecho constitucional de la libre expresión. Si uno quiere hacer de su vida un papalote, pues adelante siempre y cuando no violen los derechos de otros. Al reconocer el derecho de otros de actuar conforme a su consciencia protegemos nuestro derecho de hacer lo mismo. ¿O a poco te gustaría que te impusieran leyes claramente basadas en las creencias religiosas de un grupo ajeno al tuyo?


El amarillismo está presente en muchos grupos evangélicos que con cualquier suceso, como el mencionado anteriormente, hablan una y otra vez de que Cristo viene pronto.

Cristo viene pronto, es cierto (aunque no se que tan pronto es “pronto”). También es cierto que hay muchos a quienes no les importa la falta de credibilidad de ciertas fuentes para compartir noticias amarillistas que conectan cualquier detallito por más diminuto que sea con el fin del mundo.

¿El nuevo papa es muy amable y refleja a Jesús en muchos de sus actos? Nos está engañando. Fin del mundo.

¿El papa se preocupa por el medio ambiente y declara los beneficios del shabbat que los católicos “celebran” el domingo? Ley dominical. Fin del mundo. (No importa que lleven quien sabe cuantos años realizando misa en domingo. Como lo dijeron otra vez pues debe haber algo ahí, ¿no?).

¿Una senadora en Estados Unidos quiere pasar una ley para que toda su comunidad tenga que asistir a misa en domingo? Ley dominical. Fin del mundo. (No importa que la senadora sea el “hazme reír” de los conductores de dicha nota). ¿La razón de la ley? Porque pues los valores están escasos y esto es lo que necesitan.

Y así hay muchas otras situaciones en las que se comparte información falsa o cierta pero sin relación alguna con el fin del mundo. El problema es que ser amarillistas es otra manera de hacernos ver mal y creanme que ya hay suficientes. Además, perdemos el tiempo con cosas que no deberían ocupar tanto de nuestro tiempo.

No debemos preocuparnos tanto con el fin del mundo. Se ha vuelto una obsesión que nos ha vuelto amarillistas.

—No les toca a ustedes conocer la hora ni el momento determinados por la autoridad misma del Padre —les contestó Jesús—.

Hechos 1:7 (NVI)

Ellos se quedaron mirando fijamente al cielo mientras él se alejaba. De repente, se les acercaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron:

—Galileos, ¿qué hacen aquí mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido llevado de entre ustedes al cielo, vendrá otra vez de la misma manera que lo han visto irse.

Hechos 1:10, 11 (NVI)

Un estado laico no es un país sin religiosos

El sábado pasado unos cuantos de mis contactos de Facebook compartieron una noticia publicada en Milenio titulada “Falta a debate por respeto a su religión”. Me imaginé que se trataba de un adventista del séptimo día. La verdad no supe que esperar. ¿Debía alegrarme o preocuparme de que alguien que comparte mis creencias estuviera buscando un puesto de elección popular? Sería un buen o mal ejemplo?

Me encontré con un pobre entendimiento por parte de lo solo varios lectores de la nota sino de Milenio mismo. Basta con leer “Trascendió Monterrey” en la sección firmas. Pero bueno, a veces no se ocupa razón alguna para irse contra los religiosos.

Sí, hay separación de Estado e Iglesia. Sí, México es un estado laico. También es cierto que hay libertad de religión. También es cierto que cada quien es libre de practicar sus creencias mientras estas no violenten los derechos de los demás. Cada quien es libre de creer o no.

Pero lo peor es creer entender y no entender (como Peña Nieto). Sin firma (que irónico), Milenio dice que siendo México laico, a algunos la religión les limita la capacidad de decidir. Primero, si estamos hablando en este caso de un cristiano, específicamente un adventista, este argumento falla desde el principio. La religión, al menos esta denominación, no se hereda. La religión no tiene que limitar la capacidad de decisión, pero parece que el afán de fregar si limita la capacidad de comprender.

Así como unos eligen no creer en Dios y viven su vida de acuerdo a ciertas filosofías, otros deciden creer y adoptar otras filosofías. En los dos casos (y en los muchos otros) hay doctrina. Hay un cuerpo de creencias que rigen el estilo de vida. ¿O acaso no discutimos ética y moral como si alguien tuviera un punto de vista superior? Esto implica una filosofía de vida.

Pero nos encanta hablar de que alguien respeta su religión en lugar de decir que respeta a su Dios. ¿Por qué? Porque así es más fácil atacar. De otra manera tendríamos que reconocer que es un estilo de vida igual tan válido como los otros. ¿Ya me pasé?

Milenio parece estar de acuerdo con esto, pero sigue diciendo que esto no debería interferir con los asuntos de estado. Volvemos a la idea de un estado laico. Con este razonamiento, se parece limitar hasta donde puede uno practicar sus creencias. No puedo dejar mi moral y creencia en Dios en la casa porque voy a trabajar en la política. Eso sería incongruente, y por ende, una falta de moral.

La idea de un estado laico se trata de separar la iglesia y el estado, de manera que la primera no tenga el poder de dictar que debe o no debe hacer el pueblo. Se habla de una institución y no de un individuo actuando conforme a su consciencia. Si queremos que alguien deje sus creencias de lado cuando va a trabajar, esto no debería aplicar solo a los religiosos sino a todos en general (y claro, sería imposible).

Un último punto antes de concluir: si Milenio tiene razón en que Rodríguez Garza entregó su petición a la Comisión Electoral Municipal el viernes pasado, entonces como adventista tengo que llamarle la atención a este personaje. Sabiendo con anticipación que el debate sería en sábado, ¿entregó la solicitud un día antes? ¡Que irresponsabilidad! Tanto política como religiosa. ¿Para qué se esperó? Digo, porque contrario a lo que muchos creen, no se trata de pedir permiso para hacer algo en sábado (es un pacto con Dios no con una iglesia). Tal vez trató de justificar su participación y al final no le salió. Quién sabe. Lo que es cierto, es que demuestra una irresponsabilidad.

Hay muchísimo más de que hablar, especialmente acerca de la sección de comentarios que, como dije, muestra una ignorancia e intolerancia terrible.

Pero se pueden concluir dos cosas. La primera es que así como los no creyentes se quejan de la intolerancia y la mala retórica de los creyentes y hasta se pueden sentir atacados, lo mismo pasa inversamente. De cierta manera el querer imponer una creencia solo esta mal cuando proviene de un religioso; cuando no, se le llama progreso.

Segundo, hay un gran desinterés en informarse antes de opinar (espero no caer en eso), particularmente cuando se creen unos sabelotodos. Para poner un ejemplo relevante, esto dice Mateo 12 acerca del sábado: “Y he aquí había allí uno que tenía seca una mano; y preguntaron a Jesús, para poder acusarle: ¿Es lícito sanar en el día de reposo [sábado]? El les dijo: ¿Qué hombre habrá de vosotros, que tenga una oveja, y si ésta cayere en un hoyo en día de reposo,no le eche mano, y la levante? Pues ¿cuánto más vale un hombre que una oveja? Por consiguiente, es lícito hacer el bien en los días de reposo [sábado]” (vers. 10-12). Espero que Rodríguez Garza sí lo sepa.