Un estado laico no es un país sin religiosos

El sábado pasado unos cuantos de mis contactos de Facebook compartieron una noticia publicada en Milenio titulada “Falta a debate por respeto a su religión”. Me imaginé que se trataba de un adventista del séptimo día. La verdad no supe que esperar. ¿Debía alegrarme o preocuparme de que alguien que comparte mis creencias estuviera buscando un puesto de elección popular? Sería un buen o mal ejemplo?

Me encontré con un pobre entendimiento por parte de lo solo varios lectores de la nota sino de Milenio mismo. Basta con leer “Trascendió Monterrey” en la sección firmas. Pero bueno, a veces no se ocupa razón alguna para irse contra los religiosos.

Sí, hay separación de Estado e Iglesia. Sí, México es un estado laico. También es cierto que hay libertad de religión. También es cierto que cada quien es libre de practicar sus creencias mientras estas no violenten los derechos de los demás. Cada quien es libre de creer o no.

Pero lo peor es creer entender y no entender (como Peña Nieto). Sin firma (que irónico), Milenio dice que siendo México laico, a algunos la religión les limita la capacidad de decidir. Primero, si estamos hablando en este caso de un cristiano, específicamente un adventista, este argumento falla desde el principio. La religión, al menos esta denominación, no se hereda. La religión no tiene que limitar la capacidad de decisión, pero parece que el afán de fregar si limita la capacidad de comprender.

Así como unos eligen no creer en Dios y viven su vida de acuerdo a ciertas filosofías, otros deciden creer y adoptar otras filosofías. En los dos casos (y en los muchos otros) hay doctrina. Hay un cuerpo de creencias que rigen el estilo de vida. ¿O acaso no discutimos ética y moral como si alguien tuviera un punto de vista superior? Esto implica una filosofía de vida.

Pero nos encanta hablar de que alguien respeta su religión en lugar de decir que respeta a su Dios. ¿Por qué? Porque así es más fácil atacar. De otra manera tendríamos que reconocer que es un estilo de vida igual tan válido como los otros. ¿Ya me pasé?

Milenio parece estar de acuerdo con esto, pero sigue diciendo que esto no debería interferir con los asuntos de estado. Volvemos a la idea de un estado laico. Con este razonamiento, se parece limitar hasta donde puede uno practicar sus creencias. No puedo dejar mi moral y creencia en Dios en la casa porque voy a trabajar en la política. Eso sería incongruente, y por ende, una falta de moral.

La idea de un estado laico se trata de separar la iglesia y el estado, de manera que la primera no tenga el poder de dictar que debe o no debe hacer el pueblo. Se habla de una institución y no de un individuo actuando conforme a su consciencia. Si queremos que alguien deje sus creencias de lado cuando va a trabajar, esto no debería aplicar solo a los religiosos sino a todos en general (y claro, sería imposible).

Un último punto antes de concluir: si Milenio tiene razón en que Rodríguez Garza entregó su petición a la Comisión Electoral Municipal el viernes pasado, entonces como adventista tengo que llamarle la atención a este personaje. Sabiendo con anticipación que el debate sería en sábado, ¿entregó la solicitud un día antes? ¡Que irresponsabilidad! Tanto política como religiosa. ¿Para qué se esperó? Digo, porque contrario a lo que muchos creen, no se trata de pedir permiso para hacer algo en sábado (es un pacto con Dios no con una iglesia). Tal vez trató de justificar su participación y al final no le salió. Quién sabe. Lo que es cierto, es que demuestra una irresponsabilidad.

Hay muchísimo más de que hablar, especialmente acerca de la sección de comentarios que, como dije, muestra una ignorancia e intolerancia terrible.

Pero se pueden concluir dos cosas. La primera es que así como los no creyentes se quejan de la intolerancia y la mala retórica de los creyentes y hasta se pueden sentir atacados, lo mismo pasa inversamente. De cierta manera el querer imponer una creencia solo esta mal cuando proviene de un religioso; cuando no, se le llama progreso.

Segundo, hay un gran desinterés en informarse antes de opinar (espero no caer en eso), particularmente cuando se creen unos sabelotodos. Para poner un ejemplo relevante, esto dice Mateo 12 acerca del sábado: “Y he aquí había allí uno que tenía seca una mano; y preguntaron a Jesús, para poder acusarle: ¿Es lícito sanar en el día de reposo [sábado]? El les dijo: ¿Qué hombre habrá de vosotros, que tenga una oveja, y si ésta cayere en un hoyo en día de reposo,no le eche mano, y la levante? Pues ¿cuánto más vale un hombre que una oveja? Por consiguiente, es lícito hacer el bien en los días de reposo [sábado]” (vers. 10-12). Espero que Rodríguez Garza sí lo sepa.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s